CCOO DENUNCIA EL ESTADO DE ABANDONO DE LA SANIDAD PENITENCIARIA EN IIPP.

La intervención del Secretario de Estado de Seguridad en el Senado, en la sesión número 18, sobre diver- sas cuestiones acerca de la situación de la sanidad penitenciaria, ha puesto de manifiesto, una vez más, el nulo interés que desde el Ministerio del Interior se tiene por resolver los graves problemas que padece la sanidad penitenciaria.

En primer lugar, CCOO rechaza que siga sin cumplirse la Ley en esta materia, y que los servicios sanitarios de prisiones no formen parte del Sistema Nacional de Salud. Pero lo peor es el intento del Ministerio de Interior de eludir sus responsabilidades y hacer responsables de las mismas a las CCAA.

CCOO denuncia que la política de personal de Instituciones Penitenciarias está orientada al desmantelamiento de un servicio público esencial, para facilitar su privatización, como ya ha ocurrido con la vigilancia exterior. Actualmente el 25,1% de las plazas de médicos de los Centros Penitenciarios están sin cubrir, y el 75% de los médicos que trabajan en Instituciones Penitenciarias tienen más de 55 años, lo que en los próximos años agravará aún más el problema asistencial; a lo que hay que añadir el hecho de que en las oposiciones de médicos no se cubran todas las plazas que se convocan, debido a las diferencias retributivas con respecto al personal del Servicio Nacional de Salud.

Igualmente hay un 9% de plazas vacantes de personal funcionario de enfermería, y un 24% de vacantes de auxiliares de enfermería en Instituciones Penitenciarias.

CCOO lleva tiempo denunciando que no se cubren las bajas del personal enfermero y médico como en el sistema nacional de salud, y que los ratios de auxiliares de enfermería, enfermeras o facultativas, en muchos centros, es manifiestamente insuficiente para la carga de trabajo existente.

El Ministerio del Interior trata de engañar a la opinión pública comparando ratios de atención sanitaria de la población penal con la población general. Cuando la población penal necesita una atención sanitaria por su situación de privación de libertad, por sus patologías, y atendiendo a su situación social, muy superiores a la de la población general.

CCOO sigue denunciando un elevado nivel de patologías mentales entre la población penal, a las que el Ministerio de Interior no da una atención especializada adecuada. Aproximadamente el 25% de la población penal tiene problemas de salud mental, y ante esas necesidades de salud no existen psiquiatras en los centros, no hay formación específica para el personal, no hay alternativas al tratamiento fuera de prisión y los hospitales psiquiátricos penitenciarios son almacenes saturados sin personal.

Todo ello explica que, el 60% de las más de 500 agresiones que sufre el personal de prisiones cada año, tenga que ver con pacientes con algún tipo de patología mental no tratada específicamente.

Autor entrada: Carmen .

Deja un comentario